Una segunda oportunidad, o tercera, o cuarta, ¡se vale!

cosas-que-hace-un-hombre-enamorado-28
Por: Ariadna Martínez

Para much@s, la vida romántica acaba después de un divorcio. Eso nunca lo creí, de hecho, creía que existía un hombre por ahí esperándome, en alguna parte del mundo; pero no me desesperaba ni lo buscaba. Sabía que llegaría cuando tuviera que ser. Quizá en algún momento de mi vida sí hice exactamente lo mismo que mucha gente hace cuando está en situaciones similares: buscar, salir, pensar que cada hombre que conocía podía ser “el hombre”.

Pero no; no llegaba y por el contrario, les encontraba defectos al por mayor a muchos de los probables prospectos. Hoy, hablo del tema porque una de mis amigas, guapísima, inteligente y divorciadísima, pasó por una situación muy difícil con su galán desde hace mucho tiempo, quien, como muchos hombres que solo buscan comodidad y cero compromisos, la escondía, -literal- y no le daba el lugar que merecía, como la dama que es. Mucha gente le dijimos que una relación así, NO era una relación de pareja, más bien, era algo favorable solo para él.

El caso es que mi amiga estaba súper enamorada de este hombre, quién por el contrario, sólo pasaba buenos ratos con ella y punto. Afortunadamente, ella recapacitó y lo mandó directito a freír espárragos y hoy, no se decide si salir con un empresario de muy buen ver, o con un amigo de la infancia con quien se ha reencontrado.

images (1)

Obvio que desde el principio podemos palpar cómo puede continuar una relación, solo que a veces justificamos la conducta de ellos. Decimos: ‘Seguro que con el tiempo cambia’ o: sólo es cuestión de que me conozca y lo moldeé para que modifique su actitud’ o: ‘es que ha tenido cosas muy duras en su vida que lo hacen ser así’. No mis reinas, si así es, ¡así va a ser siempre! O sea, cómo les explico que ¡NO va a cambiar! Aunque se repitan mil veces que esta vez va a recapacitar y hará algo para modificar su conducta, nada más, no lo va a hacer,así le recen al Santo Niño de Atocha.

Recientemente, una amiga me contaba que se enamoró de un tipo encantador, buena onda, con una vibra súper positiva que siempre tenía y planeaba mil proyectos increíbles con los que le decía, iban a salir adelante, porque él no trabajaba. La que mantenía la casa era ella. Así como lo leen, ella fue quien mantuvo su casa durante mucho tiempo. El señor se la pasaba “ideando” mil actividades que ninguna concretaba, y que ella creía firmemente que iban a funcionar en determinado momento.

Vivieron juntos, se casaron, tuvieron hijitos, pasó el tiempo, y él seguía con esa actitud de: ¡falta poco!, pero mi amiga, nada más no veía claro con todo lo que le comentaba. Finalmente, llegó un momento en que se le cayó la venda de los ojos y junto con ella, se fue el amor, y con la pena por sus hijitos, se separó de él, y hoy ella lucha para seguir adelante y darle lo mejor a sus pequeños.

769775-N

Para mí, la segunda oportunidad llegó casi cuatro años después de mi divorcio así que quienes sientan que el tren se les va y que creen que van a pasar el resto de su vida sol@s, recuerden que la vida da sorpresas, así que sean positiv@s y con una actitud bella ante lo que nos rodea.

Las experiencias que vivimos a lo largo de nuestra vida, nos enseñan a madurar y a recapacitar sobre lo que hemos hecho bien y mal. Lo que queremos y lo que no queremos en una relación, y quizá tropecemos varias veces, pero definitivamente aprendemos, y quien no lo hace a la primera, lo hará a la segunda, a la tercera, o porqué no, quizá a la cuarta.

“El amor es intensidad y por esto es una distensión del tiempo: estira los minutos y los alarga como siglos.” –Octavio Paz-

Ariadna Martínez
Directora Gral. de Vida&Estilo Oaxaca. Psicóloga educativa. Enamorada de la vida. Fiel por convicción, leal, comprometida y creyente de su trabajo. Amante del vino, la lectura, el arte, la fotografía, el cine y ahora del béisbol.
TW: @Bienaventurada5
Instagram: Ariadna365
Mail: Directora@revistavidayestilo-oaxaca.com

Leave a Response