Mi pareja ¿perfecta? ¡No! SOLO REAL.

descarga

RealidadEs

Por: Ariadna Martínez

He escuchado muchas veces, e incluso en alguna ocasión, yo misma lo he dicho: “¡Es la pareja perfecta! Nacimos el uno para el otro y si está conmigo y me adora, es porque algo he de tener “¿Cierto o no? Pero eso no es más que una idealización de nuestra pareja, que en ocasiones, llega a rayar en la idolatría, entonces, es cuando debemos tener cuidado porque podemos llegar a anularnos.

Lo peor de este caso es que cuando se cae la venda de los ojos, puede doler más de lo que se esperaba. Pero bueno, es parte de la experiencia. Recuerdo que un amigo decía que estaba enamorado de su novia y que por lo consiguiente, pensaba unirse en matrimonio para toda la vida. No obstante, ella era muy conocida y no precisamente por ser buena mujer, mucho menos persona, así que todo mundo le dijo que se fijara muy bien porque solo quería beneficiarse de él. Obviamente enamorado como decía estar, en vez de prestar atención a esas alertas, las hizo a un lado y se casó con esa mujer que veía perfecta. Por supuesto que con el paso del tiempo afloró el yo verdadero de ella. Al poco tiempo se divorciaron. Él estaba enamorado, pero del amor.

Y como éste, hay miles de casos donde a nuestras parejas las ponemos en un altar, literal, y ¿cuál es la finalidad? Enmascarar lo que en realidad son y no queremos ver. Una amiga, decía que su novio no era alcohólico, que sólo era un “bebedor social” y que era parte de lo que tenía que hacer para cerrar negociaciones. O sea, los 7 días de la semana tomaba, y era un ¿bebedor social? Esa forma de justificación era obviamente para no ver la realidad de su pareja. Finalmente, un buen día su novio, después de una mala cita de negociaciones, la agredió de forma tal, que la mandó directo al hospital, pero a pesar de eso, y cuando el ministerio público llegó a tomar su declaración, dijo que no la habían golpeado, que se había caído. Su familia afortunadamente intervino y con el apoyo de un terapeuta, hoy ha vuelto a vivir, claro, sin él a su lado.

Realmente no hay nada mejor que la pareja real, la que no es perfecta, que le gusta despeinarse, que suda, que huele, que ríe, que tiene kilos de más, o de menos, que puede decirte qué le gusta y qué no de ti; que no te venera ni rinde pleitesía, pero que en cambio, te toma de la mano con amor y camina a tu lado. Que puede sorprenderse conociendo aspectos y cualidades que no sabía que tenías, y que sobre todo, te valora y a pesar de los tropiezos y desaciertos, tanto de uno como de otro, continúa a tu lado, no por compasión ni por lástima, si no porque te ama.

Lo importante de todo lo anterior, es mantener tu identidad, y que sigas siendo tú, así, disfrutarás de tu relación de forma sana y sin ataduras, ahora bien, si crees que existen situaciones en las que ambos no pueden estar de acuerdo, pero existe latente el amor, por favor, acudan a un especialista que pueda apoyarlos, a veces necesitamos no al compadre ni a la amiga, ni al padrino, requerimos de una persona externa que sea objetiva con lo que nos sucede y nada mejor que ir a terapia.

Una de las cosas que no debemos olvidar es que en esta vida, todo tiene solución, menos la muerte…

“No es que muera de amor, muero de ti.
Muero de ti, amor, de amor de ti,
de urgencia mía de mi piel de ti,
de mi alma, de ti y de mi boca
y del insoportable que yo soy sin ti. ” –Jaime Sabines

Ariadna Martínez
Sígueme en twitter: @Bienaventurada5

Leave a Response