Luna de miel, o de ¿hiel?

pareja

RealidadEs…

Las recién casadas o a punto de casarse, ¡no se espanten!, pero sí tengan en cuenta que una vez que han dicho el famoso y requerido: sí acepto, tooodo cambia! Y sinceramente, aún no entiendo porqué tiene que ser así. Sé que a muchas de mis amigas les ha ido muy bien, tanto que hasta el día de hoy, siguen casadas. Qué bonito!

Cuando eres novio(a) y estás enamorado, todo es hermoso, sentimos que estamos en el paraíso, sólo ves lo bonito de tu pareja y cuidado con que alguien se atreva a insinuar siquiera que el susodicho tiene “algo” que nosotros no hemos visto (¿o no queremos ver?); A ese atrevido, lo vetamos de nuestra lista de amigos. De plano. No sé si a todas les haya pasado lo mismo, pero a más de cinco amigas, al menos sí. Cuando son novios, no dicen nada sobre la ropa que usamos, ni las amigas que tenemos, ni los lugares a los que vamos; ni si fumamos, o nos echamos una copita; ni en qué gastamos nuestro dinero, ¡ni nada!.

0000340961

Al contrario, todo les parece a-do-ra-ble. Ok, de acuerdo, ¡a nosotras también! Les pasamos todo. Y obvio que la frase típica que mentalmente usamos es: ya que nos casemos, todo va a cambiar. ¡Ajá! Pobres ilusas. Al contrario. Todo se acentúa. O sale de su escondite. Aclaro que no a todas les pasa.

Es que no sé porqué, pero nada más nos casamos, y ya se sienten seguros de nosotras. Les diré que en muchos casos que conozco, la mujer se descuida totalmente y como ya firmó, siente que jamás la van a dejar, o algo parecido. Error total. Afortunadamente, no todas pensamos lo mismo, pero igual así, sucede lo mismo.

Los primeros meses de matrimonio, hasta el año o un poco más, están en la luna de miel total. Todo es perfecto y bello. Pero después, poco a poco van aflorando los problemas reales, o ya vemos todo desde otra perspectiva: desde cómo abre la pasta dental, cómo deja la ropa tirada, la tapa del baño levantada(clásico), la forma de comer, y mil detallitos más que van saliendo. Y él, ni se diga. Para empezar, la ropa: que esa falda muy corta, que la blusa muy escotada, que te ríes mucho, que, ya has salido mucho, ¿no? O, esa amiga tuya no me gusta. E inicia la luna de hiel….

celos-pareja

Se oye como que maquiavélico, ¿no es cierto? Pero, desafortunadamente, es la realidad. Claro que como todo, hay sus excepciones. Tengo amigos que llevan más de 15 años de casados y tienen una relación maravillosa y estupenda. Es cuando digo: deberían de clonar a ese tipo de hombres… y enseguida me pregunto, ¿o será ella la responsable de la felicidad de ambos? Creo que es compartido, como todo. Uno se casa por que fue cosa de dos. Y se descasa, por que los dos erraron en algo.

Y lo hemos leído mil veces, y otras tantas nos lo han dicho: eviten caer en la rutina, hagan cosas nuevas, diferentes, etcétera, etc., etc. Y sinceramente, ¿cuánt@s lo hacemos? Creo que en muchos casos, la inercia de la vida, te impide hacerlo, aún cuando la intención la tengas, y desafortunadamente, de intenciones no vive el hombre. Y muchos nos preguntaremos: ¿Y si lo hubiera hecho? ¿Y si….? Pero como el hubiera no existe, ni modos, hecho está.

Claro que se oye como desilusionador esto cuando estás a punto de casarte, pero no todo se puede generalizar, ¡afortunadamente! Tú que vas a casarte, vas a ser muy feliz y vas a tener muchos hijitos, eso sí, toma nota de esto. Y ya sé que van a decir, ¡otra vez lo mismo!, pero sí, vayan con su terapeuta preferido, les va a ser de mucha utilidad.

Y tú amiga, vas a ver que pronto tendrás tu luna de miel….

Para carta editorial

Ariadna Martínez
Directora General de Vida&Estilo Oaxaca. Psicóloga educativa. Enamorada de la vida.
Fiel por convicción, leal, comprometida y creyente de su trabajo. Amante del vino,
la lectura, el arte, la fotografía, el cine y ahora del béisbol.
TW: @Bienaventurada5
Mail: Directora@revistavidayestilo

Leave a Response