El amor en los tiempos del whatsapp.

0008100034
Por: Ariadna Martínez

Gracias a mi querida amiga por sugerirme este atinado tema. Sí, ya no es “El amor en los tiempos del cólera”(Gabriel García Márquez). Es el de los tiempos del whatsapp. Digo, porque mucha gente tiene Snapchat, Line, Viber, ChatOn, Skypeentre otras aplicaciones para chatear, pero todos caemos al final en el famoso Whatsapp. Y esto viene a colación porque mi amiga dice que este mensajero es como “vivir vigilando a tu crush”. Y es totalmente cierto.

Y miente quien diga que no se ha asomado a ver si su prospecto-novi@-amante-u-lo-que-sea: 1) Está en línea y 2) Checa la hora de su última actividad. Y lo peor de eso es que sabe que estás ahí, a la espera de un mensajito suyo y ¡nada de mandarte una señal! Es cuando ves que exactamente a la hora que monitoreas que tuvo su última actividad, ¡no era contigo! Ahí es cuando tu mente empieza a crearse miles de cuestionamientos que solo te enredan más. El típico: ¡¿a quién le mandará esos mensajes!? ¡¿porqué no me pela a mí!? Y más preguntas sin respuesta que sólo te hacen de tripas corazón.

Muchas veces, esas cosas mentales que te creas, son meramente expectativas, porque seguramente hay una respuesta: a) Efectivamente tenía una actividad relevante que le impedía contestarte o mandarte un saludo en ese lapso de tiempo b) Le estaba dando una terapia breve y de emergencia de esas empíricas a alguna amistad que estaba en crisis y no podía dejarl@ así como así o c) Simplemente no tenía ganas de saber de ti y punto.

images

Y uno de los dolores de cabeza más recurrentes en el whatssapeo son las palomitas azules, ahora ya sabes que te leyó y nada que te contesta. Eso es peor. O cuando ve que eres tú y omite abrir tu mensaje.Quizá esté en una reunión importante y no puede contestarte, así que aguántate un rato. Si ves que ya pasaron horas y nada de respuesta, mis adorad@s, a otra cosa mariposa. No le importas.

Y luego está la otra(no, no ¡LA OTRA!) me refiero a lo que igual podemos hacer si de verdad ya no quieres atormentarte en un vaso de agua: el bloqueo. Yo lo he hecho de forma definitiva a quienes no quiero en mi vida. O, dependiendo de quién sea. Puede ser momentáneo. Lo hacemos cuando no queremos que alguna persona nos esté atosigando. O cuando nos enojamos y para molestarl@ lo bloqueamos. Que en muchos casos, ell@s ni en cuenta porque sí están ocupad@s. Porque al final, terminamos desbloqueándolos para ver a que hora tienen su última conexión.

Pero además, existen los estados de whatsapp. ¿Cuántas veces no ponemos lo que queremos que lea la otra persona? ¿O para que todos tus contactos se enteren?Agreguémosle la famosa foto de perfil. Mensajes directos porque sabes que a quien va dirigido, lo va a ver. A veces te sale bien, y otras, bueno, sólo causamos pena ajena. Lo bueno es que lo puedes cambiar “n” veces que quieras. Por eso no hay límite.

Definitivamente, si eres insegur@, sólo acrecentarás tu inseguridad y celos con esta aplicación, así que mejor relájate y deja que nada interfiera en tu relación. Lo que va a ser, pasará y lo que no, ¿para qué estresarte?

Leave a Response